jueves, 30 de octubre de 2014

 

Idioma English | Português

  • feeds

Usuario
Contraseña
Click aqui para suscribirse



Reducir la amenaza del VIH sigue siendo un desafío

El sueco Calle Almedal ha trabajado en cuestiones relacionadas con el VIH desde 1982. Entrevista del CMI

jueves, 12 de julio de 2012

Fue consultor de la Iniciativa Ecuménica sobre el VIH y el SIDA en África (EHAIA), un proyecto del Consejo Mundial de Iglesias. En esta entrevista, habla del impacto del virus en las comunidades, la importancia de la educación sobre salud sexual y las respuestas de las iglesias al VIH.

Almedal estudió Enfermería y ha estado vinculado a varias organizaciones internacionales entre las que se encuentran el Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH y el SIDA, Save the Children en el norte de Yemen y la Cruz Roja Noruega en Mozambique.

¿Cómo cree que afecta el VIH a las comunidades en medio de la actual crisis financiera?

La situación es bastante desoladora para las comunidades, y especialmente para las personas que necesitan medicinas. En Madagascar, por ejemplo, parece que las medicinas se han agotado. Algunas organizaciones religiosas han dejado de ocuparse de los temas relacionados con el VIH, lo cual es muy lamentable. Deberían haber perseverado. Deberían ser una voz en el hemisferio norte para los necesitados del sur. En cierto modo, creo que están abandonando a sus hermanos y hermanas.

Dicho esto, hay miles de cristianos valientes que trabajan en el ámbito del VIH como voluntarios o por muy poca remuneración. Hay iglesias y organizaciones cristianas que están ajustando sus presupuestos para poder seguir tratando las cuestiones relacionadas con el VIH. Hace poco oí que una congregación que había ahorrado dinero para un órgano, al final lo usó para un proyecto relacionado con el VIH.

En su opinión, ¿quiénes son más vulnerables al VIH y por qué?

La gente joven. Salvamos a miles de niños de contraer el VIH en el parto y luego les fallamos por completo al no darles una buena educación en materia de salud sexual. ¿Cómo podemos protegernos de un virus de transmisión sexual si no tenemos conocimientos básicos sobre la sexualidad humana?

Permítanme dejar claro que la educación sobre salud sexual no conduce a la promiscuidad. Es una herramienta práctica para la vida. En los lugares donde se hace hincapié en la educación sexual, hay menos casos de embarazos no deseados en adolescentes y un menor índice de infecciones de transmisión sexual.

El segundo grupo más vulnerable es el de las mujeres. Creo que mientras las iglesias sigan diciendo a las mujeres que sean obedientes a sus esposos, las obligaremos a una esclavitud en la que sus maridos pueden hacer lo que quieran. Muchas veces cuando a las mujeres se les pregunta cuál es su máxima prioridad en la vida, responden: “obedecer a mi esposo”. Su prioridad no es la comida, ni el agua, ni la leña, ni las tasas escolares, sino la obediencia a sus esposos.

¿Cómo valora la respuesta de las iglesias a la pandemia del VIH?
La respuesta de las iglesias al VIH ha cambiado mucho y continúa haciéndolo. No obstante, estoy muy satisfecho en general con el compromiso de las iglesias, sobre todo el de las que abordan temas muy difíciles. Lo que echo de menos es un compromiso más decidido de las instituciones educativas cristianas, ya que tal compromiso tendría sin duda muchísimo impacto.

Todos debemos “ver a Dios en el otro” y comprender la dignidad humana inherente que es dada por Dios. La vulneración de esa dignidad es grave, pues es más que un concepto.
Supone vulnerar a Aquel que nos la dio. Tenemos que dejar a Dios la tarea de juzgar; no nos corresponde a nosotros hacerlo. Debemos recordar esto con frecuencia.

¿Cómo valora el papel de iniciativas como EHAIA?

La Iniciativa Ecuménica sobre el VIH y el SIDA en África (EHAIA) es una de las entidades que más evoluciona de las que trabajan en el ámbito del VIH en África. EHAIA está donde está la gente. Formula preguntas junto con las personas y encuentra respuestas junto a ellas. EHAIA escucha y aprende, reflexiona y estudia. Consulta y expone nuevas ideas y cuestiones. Se enfrenta resueltamente con los temas difíciles, es neutral y no juzga. Crea espacios seguros donde las personas pueden dialogar sin miedo.

El VIH está vinculado a un sinfín de cuestiones fundamentales para nuestra fe: la verdad, la reconciliación, la mayordomía, la sexualidad, las relaciones entre hombres y mujeres, la violencia sexual, la teología, la opresión, el incesto, la justicia, la educación, la familia, la amabilidad, el amor y muchas más. EHAIA ha tenido impacto en todos los ámbitos con los que trabaja.

El continente africano tiene la experiencia más profunda, dolorosa y amplia del VIH. Tenemos mucho que aprender de África. Se debería exportar este proyecto. Va de camino a Asia, y sería relevante en otras regiones del mundo.

¿Por qué es importante seguir involucrando a las iglesias en temas relacionados con el
VIH?

El VIH concierne a muchos temas clave para la fe y para la cuestión del respeto. En el hemisferio norte, solemos olvidar que la mayoría de la gente tiene fe y la practica. Es una parte importante de la vida de la mayoría de las personas. Por lo tanto, si se excluye la fe al tratar con personas religiosas, surge la falta de respeto como consecuencia.

También está la cuestión de la esperanza, y solo la fe nos da esperanza de manera global. Involucrar a las iglesias y otras organizaciones religiosas es importante, y no solo por su proyección, ni porque pensemos que las personas hacen lo que se predica desde el púlpito. No lo hacen, y la pandemia del VIH es prueba de ello. Se trata más bien de respeto y esperanza, o del respeto de la esperanza.

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
Análisis e información de la realidad socio-eclesial, desarrollo y derechos humanos en America Latina y otras regiones del mundo
Edición en español: Combatientes de Malvinas 1230, 3190 La Paz, Entre Ríos, Argentina
Email: editora@alcnoticias.net
no se puede crear el file ()