lunes, 21 de abril de 2014

 

Idioma English | Português

  • feeds

Usuario
Contraseña
Click aqui para suscribirse



Necesitamos una sexualidad reproductiva responsable que no ponga por víctima a la mujer

Entrevista a la pastora de la Iglesia Evangélica Dominicana, Giovanny Santana, actual secretaria de CLAI para la región Caribe-Gran Colombia.

José Aurelio Paz
Matanzas, miércoles, 15 de agosto de 2012

“Afirmando un ecumenismo de gestos concretos, el lema que escogiera para su VI Asamblea General el CLAI (Consejo Latinoamericano de Iglesias), significa un compromiso con los más vulnerables y en concordancia con los propósitos iniciales que dieron origen a este organismo ecuménico”, afirmó en entrevista exclusiva para ALC, la pastora de la Iglesia Evangélica Dominicana, Giovanny Santana, actual secretaria de ese organismo para la región Caribe-Gran Colombia.

 

“De modo que las consultas nacionales, realizadas ya en muchas partes del continente camino de la cita final de la Habana, a celebrarse en febrero de 2013, constituyen un importante aporte a los temas que allí se tratarán, a partir de la presencia de esas problemáticas en los distintos contextos.

 

“De mi región puedo decirte que ya se celebraron las consultas en muchos de los países y los resultados son alentadores, los cuales resumiremos en una reunión final en Colombia, para compendiar el aporte que llevará nuestra región al encuentro en Cuba, lugar donde se intercambiarán opiniones y experiencias en torno a los principales problemas que afectan a Latinoamérica, en el orden social y espiritual, y donde la Iglesia puede ser un factor importante, desde el punto de vista formativo y de acompañamiento en los distintos procesos”.

 

– ¿Por qué el tema de una sexualidad reproductiva responsable como eje temático de la región para sus aportes a la Asamblea?

 

“Porque creemos que la falta de los derechos de la mujer es un asunto muy serio en muchos de nuestros países. En el mío, por ejemplo, sabes que el Gobierno ha aprobado una ley contra el aborto, sean cuales sean las condiciones y el contexto, sin tener en cuenta que los embarazos precoces en niñas, que apenas llegan a la adolescencia, es un problema terrible, máxime cuando muchos de ellos son causados por violaciones, la mayoría de las veces a causa de los propios padres. Si encima de ello te percatas que estamos hablando de un ser humano que no tiene su cuerpo totalmente preparado para la maternidad y el trauma sicológico que ello implica, el problema alcanza límites de tragedia y la Iglesia, que entre sus propósitos tiene la salvaguarda de la Creación de Dios, no puede estar de espaldas a ello”.

 

– ¿Las iglesias evangélicas de su país ante este tipo de violencia, que atenta contra los derechos de la niñez y la juventud, ha tomado algún tipo de acción?

 

“Penosamente no. Las iglesias no quieren hablar del tema, no porque no tengan una apreciación del asunto, sino porque sienten a veces miedo a hacerlo, cuando la Iglesia Católica tiene una posición bien firme al respecto, es decir, en contra del aborto y de una planificación familiar.

 

“¿Y qué trae esto como consecuencia? Que veas mujeres que tienen hasta 16 niños, sobre todo en barrios marginales de nuestros países, que deambulan luego por las calles sin tener que comer, sometidos al hambre y la violencia, presa segura del pandillismo, el crimen, la droga… Esa es la razón por la cual el CLAI ha traído a la mesa el tema con tanta urgencia, de manera que de la Asamblea puedan surgir herramientas útiles que conduzcan a las iglesias hacia un papel importante en la búsqueda, precisamente, de acciones concretas. El CLAI quiere que las iglesias se empoderen en este sentido, porque a veces tienen la preocupación, mas no saben cómo hacerlo, para que puedan guiar a las comunidades multiplicando los conocimientos y haciendo conciencia; de ahí que se incluya, también, el tema de cómo ayudar a prevenir las enfermedades de transmisión sexual y, sobre todo, el VIH/Sida.”

 

– ¿Considera, entonces, que el haber realizado ya la Consulta en República Dominicana puede ayudar a una comprensión mejor del problema a nivel de país?

 

“Mira, en principio veíamos el evento sin tener plena conciencia de qué nos iba a aportar. Luego, ver a pastores y pastoras allí, a líderes y a especialistas, debatiendo sobre una sexualidad reproductiva responsable con una seriedad y un compromiso tremendos, nos hizo ver lo importante de este proceso, del cual no solo las iglesias pueden salir ganando, sino también las sociedades, porque se empoderan a través de los conocimientos y de las acciones.

 

“Para mi sorpresa la diversidad de iglesias presentes daba la tónica del valor que otorgan al tratamiento del tema, lejos de todo prejuicio, con el ánimo de ayudar a hacer mejor la sociedad defendiendo los derechos de la mujer. Ellos valoraron mucho el esfuerzo del CLAI en este sentido y evaluaron de muy positiva la Consulta, de manera que se pueda avanzar, en tema tan espinoso, con las herramientas que nos otorga la Biblia y el amor de Dios por toda criatura.”

 

– ¿Qué puede ser para usted, en la actual crisis, el rescate de un ecumenismo de esencias, lo que pudiera definirse como un gesto concreto volviendo al tema de la Asamblea?

 

“Creemos que un gesto concreto puede ser ayudar a las iglesias a pensar por sí mismas, lejos de toda manipulación política, a reflexionar en cómo caminar hacia una lucha por defender los valores de la comunidad, que es defender los valores de la familia y de los desprotegidos, porque siempre que haya una madre en peligro también la familia y la sociedad toda estarán amenazadas y la fe cristiana puede ser un instrumento de reafirmación de esperanza, de búsqueda de la verdad, de restauración de la Creación, de abrir caminos y mentes en temas que, en muchos casos, nos retan cada día y nos hacemos que no los vemos, que no los percibimos, cuando están ahí, a la puerta de cada templo, exhortándonos en el amor al prójimo.”

 

– En usted confluyen varios factores interesantes para dirigir el amplio trabajo de una región tan machista como el Caribe: ser mujer, joven y negra, además de haber estudiado teología, sicología escolar y educación. ¿Qué ha significado en su vida personal?

 

“Ser la primera mujer que asume esta secretaría regional, en un contexto que como usted bien dice es puramente machista, resulta un desafío, pero a la vez un gran privilegio de servicio. Primero, constituye un signo de apertura. Después, la comprensión de que Dios no solo ha llamado a los hombres al cumplimiento de su Misión, sino a ellos y a nosotras también.

 

“Quizás algunos se hayan preguntado qué puede decirme o enseñarme esta muchachita, pero el reto es de la Iglesia toda, y cuando digo toda me refiero al conjunto de personas de fe, independientemente de raza, sexo o manera de pensar, porque como mismo somos de diversos así Dios nos creó con algún propósito específico. Nadie es más importante que nadie. Todo el mundo viene a la tierra con su don, con su capacidad, por  pequeñita que sea, de servir a los demás y es ahí donde la Iglesia y el ecumenismo, volviendo otra vez a lo de los actos concretos, pueden reafirmar lo que Cristo pidió de que todos seamos uno para que el mundo crea, y yo considero que en ese camino andamos.”

 

FOTO: La reverenda Giovanny Santana, pastora de la Iglesia Evangélica Dominicana y actual secretaria del CLAI para la región Caribe-Gran Colombia. (José Aurelio Paz)

Ver más noticias de José Aurelio Paz

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
Análisis e información de la realidad socio-eclesial, desarrollo y derechos humanos en America Latina y otras regiones del mundo
Edición en español: Combatientes de Malvinas 1230, 3190 La Paz, Entre Ríos, Argentina
Email: editora@alcnoticias.net
no se puede crear el file ()