viernes, 31 de octubre de 2014

 

Idioma English | Português

  • feeds

Usuario
Contraseña
Click aqui para suscribirse



Bloqueo norteamericano a Cuba: “Podrán quitarnos el violín, pero…”

Néstor, dejó boquiabierta a la congregación bautista a la que asiste, el pasado domingo. La gente cantaba una pieza de la nueva himnología latinoamericana que casi se ha convertido en himno en muchas de las iglesias evangélicas y protestantes de Cuba: “Que no caiga la fe, que no caiga la esperanza…” Fue el momento en que el muchacho, de unos once años sacó, de una bolsa que llevaba, un aro de metal y comenzó a zarandearlo golpeándolo contra su mano. A pesar de parecer aquello una especie de OVNI, todo el mundo lo identificó al instante. Se trataba de una pandereta.

José Aurelio Paz
La Habana, martes, 19 de febrero de 2013

Claro, no habría razón para el asombro si, primero, esta no estuviera confeccionada con el fondo de un recipiente de conservas picado y un ramillete de anillas de latas de refresco. Segundo, si no hubiera sido construida por sus propias manos. Ante la escasez de instrumentos musicales en su iglesia, él había tomado la iniciativa de darle vida al suyo. De manera que su rostro no era el único que desprendía luz al tocar su pandereta, sino que conectó a toda la congregación con ella, e hizo dar gracias a Dios por esa capacidad que nos proporciona de ser creativos ante las adversidades de la vida.

Las consecuencias del Bloqueo norteamericano a Cuba, de tanto hablar de ellas y tanto silencio por parte del gobierno de los Estados Unidos a pesar de las masivas votaciones en la ONU porque acabe de ser quitado, nos parece a veces, a los mismos cubanos y cubanas, algo tan natural como un virus con el que hemos aprendido a convivir. Para las personas de otros países es algo que se comenta en los medios, pero que no pueden palpar en toda su dimensión de tragedia. Pero está ahí, como fiera silenciosa que muerde a diario, que trasciende toda política, para incidir en contra del feliz desarrollo de la gente común. Y no puede negarse que tal fenómeno deja una secuela en la educación de las futuras generaciones de cubanos y cubanas.

El Ministerio de Educación de Cuba ha denunciado tales hechos en múltiples ocasiones, cuando el Bloqueo provoca afectaciones económicas visibles y encubiertas, que han dejado en el país las pérdidas por más de 66 mil millones de dólares. En materia educativa ello se ha incidido en la calidad del sistema educativo cubano, a pesar de sus altos estándares en relación con el resto de los países de América Latina.

Ello se traduce en altas tarifas de fletes y almacenamiento de materiales escolares y elevados interesas bancarios por créditos otorgados para la adquisición de diversos insumos educativos, debido a que materiales imprescindibles para la labor educativa tienen que importarse de remotas regiones, porque no se pueden traer desde los Estados Unidos, el cual pudiera ser el más cercano y económico proveedor, dadas las altas sanciones que sufren quienes comercien con Cuba.

Un ejemplo claro son las retenciones de cheques y pérdidas en transferencias financieras por valor de un millón 933 mil dólares, por razones de remesas de colaboración internacional. Es el caso de la detención de cheques por valor de 16 mil dólares que provienen de servicios profesionales prestados por especialistas del Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Preescolar, en El Salvador, cuando a Cuba se le ha prohibido abrir cuentas bancarias, además de en ese país, en Colombia, Ecuador, Bahamas y Jamaica, entre otros, debido a las presiones norteamericanas. De igual modo se hace sentir en la limitación para la actualización de nuevas tecnologías, lo cual incide en la obsolescencia de la base material de estudio para la enseñanza técnica y profesional, así como las secuelas que deja en el campo del intercambio académico entre las universidades de ambas naciones, específicamente en la formación de maestros y profesores.

Sin embargo, el Bloqueo pone a prueba, cada día, la creatividad de ese pueblo. Cuba es el país con mayor número de egresados de las Escuelas de Arte, y con un programa educativo en este rubro que lo iguala solamente con los Estados del primer mundo, a pesar de todas las limitaciones. Y las iglesias son beneficiarias, también de ello, cuando muchos de quienes colocan sus dones al servicio de Dios han sido formados en esos centros.

Si bien la propaganda gráfica sobre el Bloqueo Norteamericano, de tanto redundar, también pasa muchas veces inadvertida ante los ojos de la cotidianidad, una valla implantada recientemente en una de las avenidas más populosas de La habana, que va desde el Aeropuerto Internacional “José Martí” al corazón de la capital misma, era el rostro del ímpetu con que la gente se sobrepone a ese genocida fenómeno. La imagen de una adolescente, con su uniforme escolar, tocando su instrumento musical, llamaba la atención. La sorpresa visual y el impacto estaban en que la muchacha no tenía el violín en sus manos. Y el inteligente texto completaba el mensaje de una realidad que va más allá de políticas y gobiernos: “Podrán quitarnos el violín… pero no la música”.

Ver más noticias de José Aurelio Paz

Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)
Análisis e información de la realidad socio-eclesial, desarrollo y derechos humanos en America Latina y otras regiones del mundo
Edición en español: Combatientes de Malvinas 1230, 3190 La Paz, Entre Ríos, Argentina
Email: editora@alcnoticias.net
no se puede crear el file ()